Gente Sensible

lunes, 4 de enero de 2010

LA EXPLICACIÒN DE TRÀNSITO CARRASCO.


Que poca cosa serìamos los padres , de no ser por los hijos!



Tránsito Carrasco había nacido en el norte chaqueño, de familia pobre y sin recursos. Solo conservaba un neblinoso recuerdo de su padre, el cual, buscando sustento, emigró del campo familiar, y jamás volvió.

Tránsito se hizo solo. Él y sus seis hermanos salieron a trabajar al monte siendo niños, tratando de esquivar el hambre que la tierra yerma y las sequías le tenían destinado. Hubiese querido tener un padre. Pero, entre tantas otras cosas, Tránsito Carrasco careció hasta de un consejo.

Ahora, ya hombre, habiendo emigrado de su tierra, recordando a su madre (a la que sabía que no volvería a ver), Tránsito se agachaba sobre el surco, que su sudor regaba, pensando en que distintas serían las cosas para su propio hijo. ( Porque Tránsito Carrasco se había prometido, estando solo, allá, en medio del monte, pasando hambre mientras trataba de completar la cuota de madera, que SU hijo leería).

Y sabiendo leer, aprendería TODO. Como los doctores, los comisarios, los jueces. Esos no pasaban hambre.
Y mandaba a su hijo a la escuela. Y su hijo volvía, y le mostraba cosas escritas, que para él eran ininteligibles, pero que el niño entendía, cosa que lo emocionaba. Y Tránsito dio consejos, y palmadas y besos. Y de noche , sin que nadie lo viera, abría el cuaderno para extasiarse con esos garabatos raros, pero que significaban cosas.

Y cada noche, se prometía que jamás fallaría, que dejaría la sangre, la vida, el aliento. Pero que siempre estaría.

Hasta aquella siesta de domingo.

Después de una reunión familiar, Tránsito, un poco envinado, se acostó a dormir con la risa arrastrada por el alcohol y las bromas soeces. El niño jugaba cándidamente en el patio, con una pelota. De repente, pareció pensar algo, y encaró para el dormitorio. Una vez allí, abrió la puerta, y sin más, le espetò a su padre la pregunta que lo acuciaba:" Papá....Usted sabe quién es el padre del más viejo del pueblo?".

Tránsito Carrasco hizo un esfuerzo para contestar. Se habìa dado cuenta, (y sintió un escalofrío), que su hijo no preguntaba algo común. No conocía, aquel niño, al más anciano de la población, ni le importaba. Su hijo se refería a algo más importante, algo delicado, algo referente a la vida misma, según intuía Tránsito.

Pero el alcohol pudo más. Sintiendo que su cabeza explotaba, Tránsito contestó un seco : "ahora no moleste, mocito. Deje dormir a su padre!".

Sorprendido, el niño quedó inmóvil un momento, luego se fue en silencio. Al rato, olvidado de todo, ya estaba jugando.

Pero Tránsito Carrasco quedó intranquilo. Dio vueltas en la cama. No pudo volver a dormir.

Treinta y ocho años, nueve meses, y siete días después, ya en su lecho de agonía, cabalgando la última fiebre, Tránsito Carrasco trataba, sin voz y con lágrimas que nadie podía explicar, de decirle a su hijo, cual era el origen del hombre.


Buenas tardes.

39 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

Bravo Gaucho!!

que buen realto!!
es muy vívido y certero
Felicitaciones

un abrazo

Laura dijo...

ay, está muy bien narrado, tanto que es imposible no entender la angustia de Tránsito y su esfuerzo y su tesón para mejorar la vida de su hijo.

hoy día siguen habiendo muchos Tránsito, verdad? algunos bajarán los brazos pero otros seguirán hasta el fin con tal del que sus hijos no pasen por las mismas miserias

hermoso relato, muy bueno
le dejo un abrazo

licha dijo...

ahhh me encanta con la ternura q contas cosas tan tristes....


felicitaciones por el talento!

y feliz 2010!!!

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Licha, gracias pero, no sè si la historia es tan triste. Pasa todo el tiempo. Es la vida.

Laura, un abrazo para vos. Sabès una cosa, Transito Carrasco, Existe!! (pero todavìa està vivo. Le dicen "El Tape".)

Elisa, te agradezco. Muy bueno tu ùltimo post. Abrazo.

saludos a las tres, y a "ella".

Ktana dijo...

vaya Gaucho he quedado "para adentro", como decimos acá en Chile.
Siempre hay historias así, la de mi abuela fue algo parecido...y si logró tener paz en un momento de su vida despues que vió en sus nietos los esfuerzos coronados. a veces los sueños de nuestros padres no son correspondidos por los hijos, pero a pesar de todo vale la pena soñar un mundo mejor para la prole

Steki dijo...

Uála... me mató el Tránsito.
Excelente, Gauchito!
Sé feliz!
BACI, STEKI.

licha dijo...

bueno... :D tambien lo decía por el post anterior q no lo comente.... :D

La candorosa dijo...

Esa lucha constante por dar a los hijos algo mejor, y esos contrastes de la vida y sus raíces!!!

Un post excelente, señor!!

Saludazos!

Duna dijo...

Gaucho, la vida misma. Lo que sucede es que lo has relatado , tan bien, que se queda el alma aquí.

Mi felicitación , de corazón.
Besos, amigo.

Anónimo dijo...

¡Hermoso querido Gaucho!
La cadencia de su relato me inrecordó de "El limonero real" (aunque con otra temática).
Le pido tenga a bien, ya qui a usté le sale todo tan bonito, escriba unas líneas del ídolo de América que hoy nos ha dejado tan solas a las gurisas... ¡Güenaso el hombre!...
Un juerte abraso.
La Chacha.

Nicolás Aimetti dijo...

Muy bueno, Gaucho! Me encantó como está formulada la pregunta. Narra un momento que debe ser único para cada padre. Y felicitaciones a El Tape.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Nicolàs, el "Tape", es uno de muchos hermanos. A varios, (entre ellos, èl) los tratò mal el ssntoral. Se llaman Trànsito, Pantaleòn, y ELSO!!! Tenìa que escribir sobre ellos. Todos trabajan en la empresa donde estuve, en el Chaco.

Chacha, un abrazo para vos. Para el lunes que viene voy a poner algo sobre Sandro. Algo de mis recuerdos de niñez, ya que a mi madre, le gustaba mucho. En fin, Chacha, lo nuestro, es pasar.

Duna, gracias. Me alegro que te haya gustado. Ya pasarè por allì. Un abrazo.

Candorosa, esa lucha nos lleva la vida. Algunos lo vemos asì. Otros, priorizan vivir. A mì no me sale. Te leo.

Licha, gracias por pasar. El post anterior, resultò "antinavideño"!! jajajajaja!!!

Steki, Sè feliz vos tambièn!! Año nuevo, novio nuevo! que tanto!! un abrazo.

Ktana yo pienso igual, pero, me gustarìa que no me llevara la vida entera, como a veces pasa. Tambièn quiero vivir. El tema son las prioridades. Te dejo un saludo.

Saludos a todos, y a "ella".

patricia dijo...

ME GUSTA ES CORTO, Y EFICÁZ , un beso patri de trelew

El Gaucho Santillán dijo...

Gracias Patricia. Un abrazo (te salvè de quedar en 13!!!!)

Natalia M. dijo...

Bellísima historia e impecable relato. Me alegra conocer tu blog Gaucho.

salvadorpliego dijo...

Wowwwwww… Bellísimo!!!!!

Aplausos, aplausos, aplausos…

Un fuerte abrazo.

Antonio Aguilera dijo...

Eso le pasò a Trànsito por querer dar muchos estudios a su hijo:¡SE LE PUSO METAF+ISICO!!!.
Es bueno, a veces, andar en la ignorancia, pues algunas preguntillas son comprometidas.

pese a todo, muy interesante.

Este año a trabajar menos y ganar más plata (si descubrís el secreto, comunicádmelo: nos forramos).

FELIZ VERANO (Brrr, ¡qué frío!!)

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Antonio, ojalà supiera como hacer!! por ahora, trato de trabajar menos, pero la plata no aparece!! En cuanto al verano, te la regalo, amigo. Ayer hubo 41 grados centìgrados de sensaciòn tèrmica. Prefiero el frìo.

Salvador,gracias. Me alegra que le haya gustado. Un fuerte abrazo.

Natalia, bienvenida! Aprecio tus palabras. Te leo.

Saludos a todos, y a "ella".

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

El Gaucho Santillán dijo...

Anonymous, Welcome and thanks for your words.

Anyway, some of these writings were carried out long ago.

I guess you come from the blog of Salvador Pliego, since you're from Texas.

Greetings.

Duna dijo...

Me quedé pensando en tu relato, y he vuelto a leerte.
Cuanto amor hay en Tránsito hacia su hijo, y hacia la vida misma.

Un beso enorme, Gaucho.

Duna dijo...

Gaucho, ahora entiendo muy bien todo. Con tu explicación he visto con total nitidez.

No tengas miedo, tu no eres como tránsito. No te conozco en persona, pero estoy segura de eso.
Yo tampoco entiendo ni comparto lo que me has contado de Tránsito.

Has reflejado en este personaje (real), parte de su forma de ser, y mucha parte de tus sentimientos.

Gracias por lo que me has contado, me siento afortunada.
Muchos besos,amigo mío.

El Gaucho Santillán dijo...

Gracias Duna.

Me pareciò correcto, poner en claro que, Trànsito Carrasco, (el verdadero), en realidad, es bastante atorrante.

No como yo, que soy un tipo abnegado, serio, sacrificado, honesto, trabajador y valorable.

(ademàs de abstemio)

Saludos a vos, y a "ella".

LUMPENPO dijo...

Gaucho, mi barquito me trajo desde Duna, leí tu comentario. Me gustó esta narración donde pareciera absurdo pero la importancia, en medio de la sequía, de no saber el origen pareciera más apremiante que no tener el alimento. En los pueblos estos del México, muy otro por cierto, la gente emigra a los EU, llegan y a los hijos les ponen, ya no nombres del santoral, sino "Deisi", "Beibi", Daiana" "yoni". Campesinos pobres que se van y piden por paquetería las tortillas, los chapulines (saltamontes), el mole, etc. cuando regresan comen hot dog, pizzas y hamburguesas, así de surrealista es la realidad.

Agua potable, bendición en medio del infierno.

Abrazos, desde otro mar, pero el mismo.

Steki dijo...

Gaucho, volvé a mi blog porque quedó algo pendiente!

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Bueno, Steki, ya verè de que se trata (que serà?)

Lumpempo, graciss por lo que decìs, y de acuerdo con lo que pensàs. Pasè por tu blog, y es muy bueno. Saludos


Saludos a ambos, y a "ella"

Arturo Gómez dijo...

Muchas veces los niños nos sorprenden con sus preguntas, que incluso pueden ser filosóficas. Hay que estar siempre lúcidos para poder responderles.

Saludos.

...flor deshilvanada dijo...

Gaucho que lindo que está escrito esto, se vive...

Vos decís que no es triste, pero yo siento que si lo es, es triste que a la fecha existan personas analfabetas, porque la historia de Tránsito se repite en muchos lugares de nuestro país...

Te dejo un mate en el fogón.

Besitos.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Flor, no sè si es tan triste. Me entristecen màs, otras cosas. Y el hecho del analfabetismo, màs me enoja que entristece. Te dejo un abrazo.

Arturo, es cierto. Hay que estar alertas, y aprender todos lo dìas. Gracias por pasar.

Saludos a ambos, y a "ella".

Mª Antonia dijo...

Querido Gaucho:
Feliz año.
La verdad es que este relato me ha hecho pensar en la niñez humilde de mis padres que tuvieron que trabajar desde los 6 ó 7 años para sobrevivir en la posguerra... Después, ahora, siento más aún la necesidad de demostrarles a ellos, a los que me dieron la vida, mi eterna gratitud.

Gracias, amigo.

El Gaucho Santillán dijo...

Marìa Antonia, tambièn lo veo como un tributo a nuestros padres. Y tambièn a nosotros mismos. Te dejo un abrazo.

A vos, y a "ella".

Duna dijo...

Gaucho, amigo, es un honor tener tus palabras y tu compañía.

Queria explicarte algo de mi último poema.
Va mas allá de una sensualidad, o de unos versos eróticos.

Son unos versos dedicados a un argentino, que al estar lejos , yo espero que sus raíces se sigan acercando a mi.

Son un lujo tu presencia y tus palabars.
Besos amigo.

El Gaucho Santillán dijo...

Duna, gracias.

Asì que èse poema tiene destinatario?
Pues feliz de èl. Y de ti.

Ojalà se reencuentren pronto.

Un abrazo.

Duna dijo...

Ese poema es una invocación para unir países, tierras, culturas. No es meramente corporal.
No es sólo un destinatario concreto....va mas allá.

Un abrazo grande,amigo.

Steki dijo...

Gauchito, seguí participando! Becerra te dejó un mensaje.
Tenemos mate. Pero no seas agarrado, che. Nunca nos traés facturas.

g. dijo...

esta bueno. es interesante como capturas uno de esos momentos que podrian ser como cualquier otro pero que a lo largo de la vida se convierten en cruciales.
saludos!

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

G, gracias. A veces me sale bien, pero algunas veces, doy làstima!! Un abrazo.

Steki, tratarè de ir, el problema es que en verano, es cuando màs trabajo tengo. Un beso.

Duna, mejor entonces. Siempre digo que, salvo alguna ocasiòn, los poemas no se escriben con un destinatario real.

Saludos a todas, y a "ella".

Ya subo otra cosa.

Caminante dijo...

ME HA GUSTADO ESTA COSA RARA... y sin tu permiso lo copio en la idea de republica-rlo al mes de haberlo hecho tú, más o menOs.
Siempre que no tengas inconveniente.
De ser así me lo dices y sin problema.
Besos desde Madrid: PAQUITA

Ibso dijo...

Tránsito Carrasco descubrió en su lecho de muerte que hay cosas que los libros no enseñan, cosas que solo se aprenden en la vida, a base de golpes. Pero aquella tarde el alcohol nublo su mente y su hijo tendrá que aprenderlas como él, sin padre que le oriente.

Muy buen relato, sr. Gaucho. Un saludo, Ibso.