Gente Sensible

martes, 13 de octubre de 2009

EL GENERAL FRANCISCO FRANCO


El Timonel de la "dulce sonrisa".


"Mandamos a todos los sacerdotes que desde el día de la ratificación del Concordato, en el curso de la santa misa, rezada o cantada, exceptuando las misas de difuntos, que, en las primeras oraciones, en las secretas y en las poscomuniones, añadan las palabras Ducem nostrum Franciscum".

(Del Cardenal primado Plà y Daniel, en 1953).

De chico, lo llamaban Paquito o Paco, diminutivo lógico, ya que fue bautizado el 17 de diciembre de 1892, en la parroquia castrense de San Francisco, en El Ferrol, como Francisco Hermenegildo Paulino Teódulo más un montón de apellidos , según la costumbre de la época.

Era Paquito, para su familia, diminutivo con el que nunca se sintiò a gusto, sobre todo porque a su primo Francisco Franco Salgado Araujo, más alto, lo llamaban “Pacón”.

Así fue “el chico”, durante años, hasta que, compañeros de carrera militar, “Pacón” se convirtió en el perpetuo actor secundario en el reparto, el amigo del chico, el hombre que, a punto de morir, dejaría escrita su amargura por lo mucho que le había dado a su primo y lo poco que había recibido.

Se lo empezó a llamar Franquito en la Academia de Infantería de Toledo, donde ingresó en 1907,

Franco estaba feliz, habìa conocido Madrid!.

Ya en esa època, comenzaba a mostrar algo de su carácter:

"Esto de la carta de recomendación era cosa que yo no alcanzaba a entender. Me parecía un vicio que arrastraba la sociedad, que no podría tener influencia en el ingreso en un establecimiento militar y que podría alcanzar efectos contrarios a los pretendidos. Así se lo expresé a mi padre, que acabó por comprenderlo. Por otra parte, las cartas en sí carecían de valor. ¡Quién iba a decirme entonces que, 21 años después, me iba a corresponder, como director de la Academia General Militar, el corregir estos abusos!"

Claro que , al principio, no le fue muy bien. No se llevaba bien con los mejores de la clase, cosa que, ademàs, èl nunca fue.

Al contrario, era un estudiante del montón, situado muy por detrás de Camilo Alonso Vega, amigo de la infancia y futuro ministro.

Franco, lo pasó muy mal en sus primeros meses de estancia en aquella academia. Casi un niño, frágil, con voz aflautada, lo llamaban Franquito y se burlaban de èl.

Hasta que un día, harto de aguantar, agarrò una lámpara y se la tiró por la cabeza al jefe de los provocadores. (Dejaron de molestarlo, pero siguieron llamándolo Franquito).

A este Franquito de la academia, Vicente Guarner, militar republicano, lo recuerda como “un gallego poco culto, tímido, receloso”, y dice que, de haber hecho una encuesta en la Academia de Toledo, sobre cuál de aquellos aspirantes a oficial podría llegar a ser caudillo, Franco ni hubiera figurado.

Sin embargo, cuando Millán Astray organizó,la Legión Extranjera española,(imitada de Francia), escribió a los tres comandantes de Infanteria más jóvenes para mandarbanderas”, (pequeños batallones), y Franco mandó la primera de ellas, con imposición de una disciplina que rayaba en la crueldad.

El pelotón de castigo trabajaba con las mochilas rellenas de piedras, y eran fusilados sistemáticamente los legionarios indisciplinados. Franco no tuvo nunca prejuicios humanitarios. La compasión y la piedad ante los sufrimientos de sus semejantes no entraban en su mentalidad.

Recibe una serìa herida, y su reputaciòn, crece.

Por esa època. Franco se compromete con un “buen partido”. Tenìa aspiraciones. La boda de una Polo Meléndez Valdés no era mal arreglo. Ella tenìa apellidos importantes, y Franco ya era gentilhombre del rey.

(La sobrina de Francisco Franco, Pilar Jaraiz, era una niña que formó parte del cortejo de la novia, y años después comentaría que, a partir de aquel enlace, Franco se había ido distanciando de su familia. Su familia paterna, ya no era suficiente.)

Franco asciende a general. Y es el general más joven de Europa.

(Cosa rara, mientras que al general Primo de Rivera se le encarga ultimar la pacificación en Marruecos, a Franco se le encarga la Academia Militar de Zaragoza. Tenìa influencias, o suerte.)

Ya pocos lo llamaban Franquito.

En Madrid se codea con la oligarquía asturiana , la Casa Real, la alta oficialidad y hasta asiste a tertulias políticas en casa de un ex ministro.

Allí aparece por primera vez un Franco hablador, que no siempre se calla, aunque no entienda.

También salió de actor de cine en una sobremesa en la casa de Natalio Rivas ( el ministro), y decìa ser un buen filmador, coincidiendo con Lenin, en la importancia propagandística que tenìa el séptimo arte.

Como director de la academia persiguió las bromas, y la sífilis, dos de sus cuatro obsesiones persecutorias. Las otras dos, eran el comunismo y la masonería.

Las bromas, porque las había padecido; la sífilis, porque la temía como una consecuencia de los desórdenes de la sexualidad.

El comunismo, porque leía una revista francesa dedicada a impedir que la Tercera Internacional penetrara en los ejércitos de Europa, (revista a la que lo había suscrito Primo de Rivera !).

Su odio a la masonería era consecuencia de lo que aprendió en los libros catòlicos de su infancia, y del espectáculo de la masonería influyendo en carreras militares y en la ruina del imperio español. (Pero la masonería siempre lo siguió como una sombra. Su hermano Ramón fue masón. Su padre admiraba a los masones, y despreciaba a Paquito como político.)

Durante su etapa al frente de la Academia Militar de Zaragoza se convierte en un punto de referencia social en la ciudad. Se codea con la “alta sociedad”.

Franco es una figura social y militar, consultado por altos oficiales que, desde Madrid, asistían a la caída del rey:

"¿Tú que harías si se provoca la caída del rey?", le preguntan Berenguer y Millán Astray.

Y él contesta: "¿Qué haría Sanjurjo?". Le dicen: "Nada".

Si Sanjurjo, que era el jefe de la Guardia Civil, no hacìa nada, Franquito tampoco!

Y nada hizo.

(Continuarà)


----------------------------------------------------------------------------------

25 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Muchachos/as, cambiè el tamaño de las letras, porque asì veo mejor. Lentes, no pienso usar.

Saludos

Roxana dijo...

Menos mal!!! Yo ya estaba puteando porque pensé que los de informática acá en el laburo habían metido mano y me habían cambiado el tamaño de letra... Como de ellos se puede esperar cualquier cosa (te dan licencia por gripe A y cuando volvés te das cuenta que tenés acceso denegado a la mayoría de los sitios de internet...)
Parece que el viejazo nos agarró a varios, digo, a mí también ya me cuesta leer letra chiquita en la pantalla...jajajaja
Cariños

ElFlaco dijo...

Y asi salio Franquito tal como salio Adolfito, augustito, y tantos otros itos de la historia, en fin quien era el de los ladrillos y un fusil ????

captaire dijo...

Y que un ser mediocre cómo ése nos estuviera jodiendo 40 años...

licha dijo...

que piola!! por lo del tamaño de letra,no?

y ya es sabido,los calladitos son los peores!!!

les llegó esa cadena del feisbuk de Hitler??

Mª Antonia dijo...

Querido Gaucho:
Compruebo que conoce bastante bien la figura del dictador... Parece mentira que un ser tan insignificante y ridículo, tuviera a España entre sus espuelas durante cuatro décadas.

Espero con impaciencia la segunda parte.
Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Antonia, parte de la historia, la sè por mi abuelo, y mis maestros, que eran sacerdotes españoles, fervientementes franquistas. Despuès, conocì la "otra cara". Por eso, la segunda parte termina en forma un poco ambigua. Solo por respeto a ellos. Saludos

Captaire, lo peor, es que muchos lo admiraban. Pero pasa en todos lados, creamè.

Flaco, a veces pienso que èste, sin matar tanta gente (que matò bastante) encima, dejò en banda a sus "amigos". O sea , era un poco peor. Lo del ladrillo y el fusil, no tengo idea.

Licha, sì, me gusta màs asì, GRANDE!!!! Vì en lo de Podeti, un "Facebbook de Hitler", pero no me llegò nada vìa mail. Abrazo.

Roxana, me saliò de casualidad. Apretè algo mal, y quedò asì. Y me gustò!!! Y bueno, si pudiera agrandar todo tan fàcil, serìa Pelè.

Saludos a todos, y a "ella"

elisa...lichazul dijo...

no existen tiranos enanos , sino enanos conflictos que se usan de pretextos para desatar terrores y horrores de esos tiranos en barbecho...ciclos de inequidades y salvajadas nos rodean cada cierto tiempo


besitos de luz

en todo caso las letras están bien:=)
pero el las `refiera pequeñas tan sólo con clicar Ctrl + ó - juntos agrandará o achicará el tamaño de su lectura:=)

Irene dijo...

Q buen pibe este Franco...

A veces pesco algunas documentales en la TVE...y pensar q duro 40 años, no se puede creer...

Roxana dijo...

Sí Gaucho!!!! Sobre todo poder agrandar la cuenta bancaria!!!!
jajajaja

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Roxana, es cierto. (y otras cosas tambien!! jajajajaja)

Irene, tenès razòn. No se puede creer que haya durado tanto. A la final, nosotros los echamos màs ràpido!!

Elisa, para mì, que este tipo, ni siquiera daba para tirano. Infundìa miedo, sì, por lo desalmado y cruel. Pero, mano a mano, no parece haber sido gran cosa. Los que lo conocìan de cerca, no lo tenìan en cuenta.

Saludos a todos, y a "ella".

Siberia dijo...

Hoy veo que has escrito sobre nuestro franquito y que sabes hasta un montón. Yo, siendo española voy tirando con lo que leo y con lo que me han contado mis padres y abuelos . Mi familia, toda, lo pasó realmente mal en la guerra civil. Así que espero que pronto escribas la segunda parte de ese generalillo que nos fastidió a nuestro país y a nuestras gentes.

Roxana dijo...

Gaucho! Me leìste el pensamiento vìa internet...jajajajajaja

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Roxana, y, a cierta edad, uno piensa siempre en las mismas cosas.

Siberia, me alegra que te sirva de algo. Lo màs raro, es que hay gente que lo defiende. La segunda parte, ya està escrita, la pongo el lunes.

Saludos a todos, y a "ella".

Vill Gates dijo...

Gaucho, no te resistas... la presbicia jode, pero los anteojos para leer son más practicos que hacer morisquetas frente a la pantalla del celular. Te lo digo por experiencia.
de Franco se dicen muchas cosas. Parece que era el único que hacía exasperar a Hitler haciéndolo esperar para agarrarlo enbroncado y con la guardia baja para poder sacarle ventajas.
Muy bueno, leeremos la 2da paret.
Abrazo.

Koder-Amir dijo...

Hola muy buenos esto, saluditos

Steki dijo...

Gauchito, paso y dejo beso. Estoy en el diario así que te leo esta noche.
Ciao.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Steki, saludos para vos tambièn. En el trabajo no hay que usar la compu para el blog!! jajajajaja!!!!

Koder Amir, bienvenido/a. De donde sos?

Vill, la relaciòn de Franco con el Adolfito, es motivo para otro post. Acà no llego hasta eso. Ya lo escribirè.

Saludos a todos, y a "ella".

Antonio Aguilera dijo...

Ridìcula biografìa para un tirano con mala leche.
Los seres mediocres suelen ser los màs perversos, como indicas, para compensar sus miserias.

Me hizo gracia lo de voz "aflautada", o de pito que decimos en mi pueblo.

Un energùmeno en toda regla, èste personaje.

Espero la 2' parte

Saludos

El Gaucho Santillán dijo...

Antonio, en la segunda, le doy una mano de "Bleque". O quizàs no, porque se merecìa màs.

saludos a vos, y a "ella".

Koder-Amir dijo...

soy de capital , de tres sargroyos, voy a entrar mas seguido , saludetes

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Koder, Bienvanido/a.

Hoy pongo la segunda parte.

Sludos a todos, y a "ella"

Mirko y su mosquito bailarín dijo...

Que lástima tengo una foto de ese hijo de puta saludando desde el balcón ante la Plaza de Oriente subido a un taburete porque sino no llegaba ni en pedo a asomarse.

Te mando un abrazo

Anónimo dijo...

Mientes Viriato ! lo peor no es que
seas un gaucho raro sino que eres
muy malo publicando.

Yetro dijo...

De visita por el blog. Muy bueno. Leyendo un poco.



Salu2