Gente Sensible

miércoles, 24 de junio de 2009

SOMBRÌO MISTERIO RELIGIOSO.

No creo en brujas, pero.................


En la ciudad de Rosario, existe un barrio, en la zona sur, llamado “Tiro Suizo”, el cual es famoso por una característica ESPECIAL: todo aquel que nazca en un radio de 500 metros de la parroquia “San Casimiro”, será buena persona.

A qué se debe esto? La explicación más aceptada, hace mención de un hombre santo, un cura sencillo y luminoso, quien estaba a cargo de la parroquia, a principios del siglo veinte.

Tenía por costumbre bautizar a los niños, nombrándoles un ángel de la guardia para su guía y protección.

Tan fuerte era su devoción y creencia, que este “ángel” (más precisamente, un “serafín”, según Santo Tomás de Aquino) comenzaba realmente a existir, y acompañaba al pequeño por la vida, haciéndolo bueno, honesto y generoso.

(Justo es aclarar que, a pesar de la desaparición del párroco, esto sucede aún HOY en día, por lo que la “comisión de jubilados discutidores de política, boxeo, y sobornos en el fútbol”, sita en la peluquería del barrio, expidió un comunicado donde propone investigar la Pila Bautismal, que algo tendría que ver con el asunto).

Pero todo esto, no es más que una introducción. El tema central, tiene otro cariz. Se trata de la aparición en el barrio, de lo que es comúnmente llamado (en voz baja): “el serafín torvo”.

Se trata, según se cuenta, del ángel adjudicado a Julio Angaroni, nacido el 13 de Mayo de 19 34, quien murió a los 25 años, aquejado y vencido por la más cruel de las enfermedades: La mala suerte.

En realidad, nunca se probó si la infausta fortuna que perseguía al joven Angaroni, provenía de su ángel, o le pertenecía a él por completo. Pero lo acechaba todo el tiempo, sin darle tregua.

Esto era tan así, que, ya en su infancia, pudo probarse, sin lugar a dudas, una serie de hechos que documento a continuación:

1) Al abrir un sobre de figuritas, estas siempre aparecían en blanco.

2) Sus zapatos, no se gastaban, ni se rompían. Igual que el guardapolvo. Por esta razón, nunca se vio al niño Angaroni, con zapatos nuevos.

3) De joven, todas sus amadas, enfermaban de tuberculosis, y se marchaban a vivir a Córdoba.

4) Perdió un billete de lotería, que a la postre resultó premiado. Pero, a pesar de sus esfuerzos por encontrarlo, solo apareció cuando el tiempo de cobro había expirado, en un saco que él mismo revisó unas veinte veces.

Éste último episodio resultó la causa fundamental de su desaparición, ya que Julio Angaroni, encontró la paz, debido a un ataque de apoplejía, a raíz de la impresión sufrida.

Su ángel de la guardia, desconsolado, encontró refugio en los caireles de la añosa lámpara central de la iglesia, donde fue visto durante el oficio fúnebre. Su gesto, entre hosco y atribulado, dio origen a su apelativo.

Y, quien sabe por qué, la araña majestuosa, de inconmovible dignidad, parpadeó unas cuantas veces, y luego se apagó para siempre, siendo incosteable su arreglo.

Lo demás, es reciente.

El rumor de un serafín que atraía la mala suerte, corrió, y corrió.

Algunas veces, era un pretexto para ocultar la torpeza propia, como las comadres, que, distraídas con su cháchara, rebalsaban el mate, quemándose la mano, y lo atribuían a aquel espíritu sombrío, haciendo cruces.

Pero hay HECHOS COMPROBADOS, (recopilados por la “Comisión de avistamiento, seguimiento y control de las mujeres del barrio”, que funciona en la mesa de la ventana del bar “El Mariscal”), que, sin lugar a dudas, demuestran que ALGO ocurre, a saber:

1) En el barrio, nadie (NADIE), puede ganar a la quiniela. Por lo tanto, el juego ha desaparecido desde hace años.

2) Cualquier estudiante del secundario parroquial, que se quede a solas con una compañera, en el baño del segundo piso, JAMAS aprobará geografía de cuarto año.

3) No se debe estacionar el auto delante de la parroquia. Las gomas aparecen indefectiblemente desinfladas.

(Debe aclararse que el punto 3, está en seria discusión. Algunos estamentos del “Circulo para hablar mal del Intendente y de lo loca que es la de la esquina”, que funciona en el centro vecinal, sugieren que las gomas desinfladas, se deberían más a ciertos entes demoníacos, como el hijo del panadero, y el nieto de Doña Coca, que al “Serafín Torvo”).

Sea cual fuere la explicación , lo cierto es que todavía hoy puede vérselo sentado en la añosa, pero inútil lámpara de la parroquia, mirando fijamente el “vía crucis”, con cara de sufrimiento.

Pero esto solo ocurre durante las más calurosas horas de la siesta. Y nadie arriesga, ni tiene alguna idea, sobre como podría terminarse con su desconsuelo.

Mientras tanto, el tiempo pasa.

El “Serafín Torvo”, una leyenda?.

Una realidad estremecedora?

Una víctima del destino?

El enigma persiste.


Buenos Dìas.



-------------------------------------------------------------------------------------------------

23 comentarios:

Steki dijo...

Priiiiiiiiiiiiiii!
Che, yo leí esto el año pasado, no? O tuve un deja vú.
Excelente cuento, Gaucho.
Beso de miércoles para vos. (De día miércoles, eh?, jeje)
STEKI.

licha dijo...

pero q barrio mas interesante el suyo!!!!

yo en mi ventana veo gente que al pasar se saca los mocos!
jajaja

artemiza dijo...

Gauchito¡¡
Oye, de pura casualidad.. ¿Los tres meses que te ausentaste, no andabas por ese barrio? Jejee

Un beso.

Mirko y su mosquito bailarín dijo...

Que bueno yo durante meses tuve de angel de la guarda a Angel Magaña y al hijo de puta de Sandrini pero por suerte después me volví agnóstico.

Che Poeti está mal pobre me da cosa

Roxana dijo...

Ud. volvió al ruedo Gaucho, y yo también volví con el síndrome de deja vú... jajajajaja
Igualmente, por las dudas yo pasaría muy lejos de ahí...
Cariños

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Roxana, y Steki, sì, esto lo escribì el año pasado. Pero me trae recuerdos de mi niñez, y lo puse de nuevo. Gracias por pasar!!!

Mirko!! vì que pasate por lo de Podeti. Gracias che!! La verdad que Podeti sigu escribiendo muy bien, como siempre, pero el comentariazgo ha decaìdo un poco. Quizàs es que se conocen casi todos, y ya no hay peleas como antes, ni comentarios irònicos. Yo entro poco en comparaciòn con antes, pero me gusta leerlo (Viste las "Excusas para votar" que puso el otro dìa?) Andà de vez en cuando, Mosqui!!!
Artemiza, yo nacì ahì cerca, en el barrio "Las Delicias", cuna de compadritos!!! un abrazo.

Licha, eso pasa en todos lados. Y tambièn que pongan al nene de tres años a hacerte pis en TU arbol. jajajajaja!!!!! Saludos

Saludos a todos, y a "ella".

§♫*€lisa*♫§ dijo...

entre creer y no creer más vale dudar:=)
porque no vaya a ser por no o por si que se nos aparezcan ángeles y brujos todos volados sobre nuestras cabecitas:=)

un gusto leerte gaucho
el ingenio ha hecho su hogar en vos:=)

muakismuakis

también me suena a leído antes , pero como soy de volada, quizá lo pasé por alto jajaja

Anita dijo...

Gaucho, esto no lo publicaste en Bloguetia?
Esta muy buena la historia y me gusto volver a leerla.

Abrazos.

Anita dijo...

Bueh,deberia haber leido los comentarios antes de comentar :P

Cuidese Don Gaucho, no sea cosa q le agarre la gripe.



ah! como anda de las mordidas de los perros? se recupero bien? los rropes murieron por envenenamiento?

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Anita, ando bien de las mordeduras. con algunas cicatrices. El perro màs grande muriò atropellado por un camiòn!!!!

Es asì Elisa, pero ahora estoy preparando màs poemas. Lo que pasa es que tengo que estar tranquilo. Encima perdì el celular!! En fin.

Saludos a todos, y a "ella".

Roxana dijo...

Gaucho! Yo que me quejaba de que todas me pasaban a mí, pero Ud. no se me queda atrás, eh!
Cariños y que no decaiga!

Roxana dijo...

Che! Gaucho! Pasá por lo de Podeti que te hicieron figurita....
jajajajajajaja
Ahora las suyas son bombachas de campo, floreadas, frizadas y sus poemas aflojabombachas...jajajajaja

El Gaucho Santillán dijo...

Sì Roxana!!! y ya la puse como avatar!!!!

Anónimo dijo...

Gaucho, me pareció demasiado doliniano.
Tiro Suizo no es Flores.
Estas customizando historias, a crear che, a crear.
Slds.
Enric

El Profe dijo...

:D interesante, haberlo leído otra vez me trae imagenes nuevas... uno nunca responde de la misma manera ante los textos por más que los haya leído antes :) Lo disfrute mucho.
Ah Felicitaciones por la Fichu!!!
¡Abrazos gauchesinos!

Siberia dijo...

Muy interesante. Me gustó leerlo.

Ya ves, yo que no creo en nada, me quedo embobada leyendo. No tengo remedio.

Un abrazo

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Siberia! que gusto!! espero que estès bien y con todas las ganas!! un abrazo.

Profe, gracias!!! ya te va a llegar la tuya!!

Anònimo, llegaste un poco tarde. En todo lo que escribo termino con "Buenos dìas", ò "Buenas noches", lo cual es tìpico de Dolina. Ya expliquè que Dolina me influenciò mucho y por eso, casi no escribo cuentos. Pero esta historia nunca la escribiò èl (ojo!)

Buen fin de semana para todos, y para "ella".

F. Boyd dijo...

Gaucho, que suerte que ha vuelto.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Boyd, como andàs!!! Volvì y serè millones de votos!!! jajajja!!!

Saludos para vos y "ella".

Mª Antonia dijo...

Querido Gaucho:
Quiero pensar que para este tipo de historias, siempre existe una explicación más o menos científica... porque soy bastante, demasiado asustadiza.
Interesante texto.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Antonia, en realidad, este texto es enteramente ficciòn. Es raro que yo escriba prosa, pero a veces sì.


Te dejo un abrazo, y paso a leerte por allà.


Saludos a todos, y a "ella". Mañana subo otra cosa.

Sophie dijo...

Pregunto yo....¿ud. me podría averiguar si la desaparición del sellito que utilicé para los 286 DNI el día de las elecciones tendrá que ver con este personaje?. ¿habrá pasado por la capital?.

El Gaucho Santillán dijo...

Hola.

Sophie, no puede ser!! Cuando yo fui presidente de mesa, hace años, me lo afanaron tambièn!!!!!

Son los fiscales de algùn partido. Y despuès lo usan para sellarle el DNI a los que no fueron y afanarse algùn voto. No es el "Serafin torvo".

Saludos a vos, y a "ella"